ROCK AND ROLL

ROCK AND ROLL: MÁS QUE UN GÉNERO MUSICAL QUE CAMBIÓ LA HISTORIA PARA SIEMPRE

Por: Grupo Venudo

Desde siempre, los niños han sido niños. Es decir, la infancia se vive entre juegos, la escuela, experiencias nuevas cada día. Algunos niños tenían que trabajar para ayudar a sus padres con los gastos de casa o para solventar sus estudios. Pero hace varios años, de la infancia se pasaba de inmediato a la adultez. Un niño jugaba, estudiaba, etc., y de pronto alcanzaba una edad en que automáticamente era considerado un adulto y ya debía cargar con grandes responsabilidades, en ocasiones inclusive con el matrimonio.

Pero todo cambió en la década de los 50’s. A principios del siglo XX, en los Estados Unidos ya se habían posicionado dos corrientes musicales muy importantes: el jazz y el blues. Talentosos músicos de color habían creado grandes temas y habían sido innovadores con instrumentos que pasaban de lo acústico a lo eléctrico. Es entonces con estos nuevos recursos, que algunos jóvenes empezaron a hacer un blues más rítmico y alegre, un nuevo género que primero llamaron “rhythm and blues” y después terminaría siendo el precursor del rock and roll.

Los primeros exponentes de este nuevo género serían grandes cantantes e instrumentistas como Chuck Berry, Little Richard, Bill Halley, Elvis Presley, Jerry Lee Lewis y otros, que de inmediato se colocaron en el gusto de la gente, sobre todo de los jóvenes adultos. Sí, esos que pasaban de inmediato de niños a adultos.

Estos jóvenes adultos encontraron en el rock un medio a través del cual podían gritar sus inconformidades, liberarse de prejuicios y expresar sus deseos y emociones. Es entonces que surge un fenómeno social conocido como la adolescencia.

¿Difícil de creer? Para nada; y la historia lo ha demostrado. El rock and roll permite que los niños no pasen de inmediato a ser adultos, sino que sigan divirtiéndose sin grandes responsabilidades sobre sus hombros, pero sí ya con otros alcances; cambiaron los juguetes por autos, motocicletas, guitarras eléctricas, moda y estilo. Los grandes empresarios se dieron cuenta que al llegar el rock y generar este gran cambio en la sociedad, encontraban una mina de oro, pues ahora había un gran sector de la población consumiendo productos y servicios; nuevos o ya existentes. 

Se ponen de moda las fuentes de sodas, y con esto llega un gran consumo de refrescos, helados y demás snacks. En la moda y el vestir también hay cambios que hinchan los bolsillos de los diseñadores y fabricantes: chamarras de piel, gabardinas, pantalones ahora entubados o de estampados y materiales innovadores, faldas ahora coloridas, más anchas o más cortas. Andar en patines dejó de ser cosa de niños al abarrotarse pistas de patinaje. Lugares como los billares o boliches se llenaron de estos nuevos consumidores.

Indudablemente la industria discográfica fue la que más se benefició con este gran cambio. Surgieron muchísimas tiendas de discos. A partir también de esta explosión comercial y artística, se abren más bares y cafés donde se podían presentar en vivo estos artistas, que luego saltaron a foros cada vez más grandes para conciertos que ya convocaban miles de seguidores, y al salir de estos conciertos había una impresionante venta de posters, calcomanías, fotografías y demás artículos con la imagen de su artista o grupo favorito.

Otra evidente muestra de la influencia del rock and roll en la historia de la humanidad se da cuando las estrellas de este alocado y popular ritmo saltaron al cine. La televisión -que ya tenía rato colocando productos e ídolos entre la gente- era el medio obligado para presentar a las nuevas figuras de la música. ¿Quién no recuerda el programa de Ed Sullivan presentando a The Beatles? Sin embargo, la euforia que generaban los nuevos ídolos del rock necesitaba un escaparate mayor, y la industria cinematográfica comenzó a producir una tras otra, grandes éxitos comerciales. Ahora los jóvenes iban semana con semana a ver las películas donde aparecía gente como Frankie Avalon, Cliff Richards o el mismísimo Elvis. Si bien, estos filmes no tenían ni la dirección, el argumento o la calidad histriónica de sus protagonistas como para ganarse un Óscar, sí se convirtieron en auténticos fenómenos de taquilla, superando películas de culto con grandes actores de trayectorias sobresalientes. Hasta estos mismos actores, como Marlon Brando o James Dean por ejemplo, tuvieron que adaptar su imagen y actitud al puro estilo “rock and rollero” para competir con el éxito que estaban obteniendo las estrellas de la música, ahora en la pantalla grande.

Pues bien, nunca antes había existido un fenómeno tal como el rock and roll. Mozart, Beethoven, Vivaldi, Chopin, nunca fueron un fenómeno que arrastrara a los jóvenes por multitudes a sus conciertos. Tampoco sirvieron de inspiración o influencia para que los chicos corrieran a las tiendas de música y se tiraran al piso haciendo berrinche para que les compraran un violín o un clarinete. Las guitarras eléctricas, baterías, teclados, etc., se convirtieron también en una gran industria, además de que conforme pasan los años se ha ido creando nuevos modelos, estilos y tecnologías; las grandes estrellas del rock son patrocinados por estas marcas para sacar al mercado instrumentos que son réplicas de los que utilizan en sus conciertos, y estas piezas -copias baratas a veces- se cotizan en miles de dólares, que los fans sin dudar gastan, con tal de tocar en casa la guitarra o el bajo “igualito” al de su ídolo.

Es por todo esto que el rock and roll no fue sólo “un bailecito” o un ritmo que se puso de pronto de moda. Ha sido también todo un movimiento contracultural. Muchos músicos surgidos de dictaduras y opresiones sociales y políticas utilizaron sus composiciones para gritar su inconformidad y alentar a su gente a librarse del yugo de los tiranos. Gente como Los Prisioneros o El Juguete Rabioso, por ejemplo, crearon un rock rebelde y contestatario, ejemplo de las conflictivas sociedades que se vivieron en Sudamérica. El tri, en menor medida, también surge como un cronista de la desigualdad, la pobreza, y otros vicios y corrupciones de la sociedad de nuestro México. Otros grupos mexicanos de rock -llamado “urbano”- también tomaron la inspiración para crear su música, de las crisis económicas y sociales que han marginado a un gran sector de la población de nuestro país.

No ha surgido después otro género musical que se compare al rock y a su incidencia en la sociedad. Ni el disco, ni la salsa ni el heavy metal -como dijo Alex Lora-. El rock llegó para quedarse y sus amiguitos de Grupo Venudo elegimos hundirnos en sus espesos acordes y desenfrenados tamborazos para compartir con ustedes nuestras hemorragias de creatividad musical. Seguimos acá en Radio Galo con entrevistas, noticias de la música y más, en lo que el mundo vuelve a girar a la misma velocidad de siempre y nos permita volver a los escenarios. ¡Nos leemos en la próxima Dosis de Rock and Roll!

Deja una respuesta