Rebeca Chambers de Resident Evil

En estos tiempos de COVID elegí iniciar esta serie con un personaje un poco olvidado pero que tiene una historia interesante y una motivación muy útil para hacernos reflexionar sobre nuestros importantes papeles en esta pandemia.

Estoy hablando de Rebecca Chambers de la franquicia de videojuegos de Resident Evil.

Resident Evil es una franquicia de libros, películas y videojuegos siendo estos últimos los más famosos; el argumento principal es sobre una corporación farmacéutica de nombre Umbrella, que dedica parte de sus actividades a la investigación y experimentación de armas biológicas, como súper soldados, control mental o vida eterna. Uno de esos experimentos es liberado y deja al mundo a merced de un virus que convierte en zombie a la mayor parte de la población, en el juego y los libros estos acontecimientos son narrados a través de las vidas de algunos policías novatos y expertos de diferentes equipos y organizaciones que por razones diversas tienen que hacer frente al virus con todos sus recursos posibles, siempre saliendo victoriosos.

La trama es mucho más complicada que esto ya que la franquicia cuenta con más de 20 videojuegos y más de 7 libros en los que me centro para contar la historia de este personaje.

Rebecca Chambers hace su aparición en el primer videojuego de toda la saga (Resident Evil 1), es una niña prodigio que a los 18 años se gradúa de la universidad de la carrera de bioquímica, su determinación y su inteligencia le garantizan su entrada a un equipo especial del Departamento de Policía de Raccoon City que lleva por nombre S.T.A.R.S. (Equipo especial en táctica y rescate por sus siglas en inglés) esto la convierte en el miembro más joven del equipo.

Su primera misión fue asignada el 23 de julio de 1998 cómo parte del equipo Bravo tenía, que investigar una serie de asesinatos caníbales en las montañas Arklay a las afueras de Raccoon City. El equipo se separa para abarcar más terreno y Rebecca llega a un tren infestado de zombies en el cual ve a su equipo morir uno a uno. Estos acontecimientos la convierten en el primer personaje en enfrentar la crisis zombie y sobrevive, también ella es la primera en llegar a uno de los múltiples laboratorios de Umbrella donde encuentra y derrota a uno de los fundadores que experimentó en sí mismo convirtiéndose en un horrible monstruo.

Después de salir victoriosa y con vida del infierno de Raccoon City decide dejar las armas y convertirse en investigadora de tiempo completo. Termina su Doctorado y en 2005 es invitada a participar como consultora en la B.S.S.A (Alianza de Seguridad contra el Bioterrorismo) combinándolo con sus investigaciones y las clases que imparte en la universidad. Su última aparición en la saga, fue en una película animada (Resident Evil Vendetta), ella de 37 años, investiga la cura para un nuevo virus que es soltado de forma aérea por todo Nueva York y es infectada, pero antes de transformarse por completo se inyecta el prototipo de cura que había diseñado, comprobando así que funciona. Con la ayuda de Chris Redfield y Leon Kennedy logran salvar a la ciudad esparciendo la cura por todas las zonas infectadas.

Rebecca es un ejemplo que podemos usar para reflexionar sobre nuestro papel en una pandemia. Ella afirma que hay muchas maneras de librar una batalla y prefiere usar su inteligencia y preparación para ayudar y salvar vidas. Por esa razón, deja las armas.

En estos momentos, nosotros podemos ayudar, no con armas, pero si con nuestra inteligencia y responsabilidad; tomando las cosas con seriedad y tomando las decisiones correctas ante los acontecimientos actuales que estamos enfrentando. Esto lo podemos lograr aun siendo jóvenes, inexpertos o nuevos en un trabajo, situación o actividad. Personajes como ella, nos inspiran a crecer, a superarnos y encontrar la manera de que nuestras habilidades ayuden al mundo.

Laura Sánchez 

Deja una respuesta