Parchis en Viñetas

La década de los ochentas del siglo pasado fue una de las más fructíferas en cuanto a producción de entretenimiento a nivel creativo, en todos los rubros de la hoy cultura pop, además de que se le dio especial atención al público infantil.

De entre los proyectos musicales que se dieron con gran éxito a nivel internacional, destaca el del grupo infantil español Parchis; cuyo alcance e influencia fue primordial en nuestro país, marcando a toda una generación.

En este tiempo, el medio de la historieta estaba teniendo un repunte. Cabe destacar que su época dorada había quedado atrás y fue quizá, el último periodo destacable e importante del medio, en cuánto a material impreso se refiere.

Y fue entonces, cuando coincidieron estos dos factores y surgió una historieta sobre el quinteto de los niños artistas estelares.

El grupo se conoció en nuestro país en 1980. Año para el cual ya habían cambiado a uno de sus integrantes, así conocimos a Tino, Yolanda, Gemma, David y Frank, quién entró a la agrupación en lugar de Óscar, y fue justo esta formación, la que protagonizó su propia historieta en México.

Parchís ya había tenido algunas apariciones en una revista española llamada: Oye, Mira. Sin embargo, su incursión completa al mundo de las viñetas fue a partir de abril de 1982 de la mano de Ángel morales y Óscar González Loyo. En el mismo año en que llegó a los puestos de periódicos el primer número de Las Aventuras de Parchís, misma que se publicó semanalmente por 138 números.

Publicada por Editorial Proyección, al principio tuvo un formato mucho más grande de los que se acostumbraba en esa época. Se denominaba tamaño elefante (27×18 cm). La historieta conservó ese tamaño por 20 números, pero luego se redujo en 23.5 x16.5 cm y, a partir del número 109 se redujo nuevamente, ahora en 20×13.5 cm, formato que mantuvo hasta su cierre.

Las historias, en su mayoría, fueron auto conclusivas. En ocasiones presentando dos aventuras por número y en otras en historias de dos o hasta seis partes. Sus aventuras iban desde las clásicas travesuras de niños, con algunos malosos o situaciones de la vida cotidiana, hasta viajes en el tiempo, al espacio o al fondo del mar; en diversas épocas; ambientadas en el oeste; en el medioevo o en la prehistoria. Así mismo, se encontraban historias en torno a seres mágicos e históricos; sin dejar de lado al género de super héroes, eso sí, hay que resaltar que siempre con algún mensaje positivo para los lectores.

Los Parchís tuvieron su propia galería de malvados, quienes les hacían la vida difícil. Ya fuese en su papel de niños normales, tales como: Mala Racha, el Mago Charamusco, Óscar Kein y su banda, Los ParchadosLos Ponchitos, Maloso y La Bruja Amarga o como los SuperParchís, donde destacaron Nita-Trisco, Lucas Lucatero, Cronos, Gimbor y Dekatrón, Maldina, El Profesor MedioKilo, el Niño de Cabello Verde, Marehxn, Nocob y Nucleón. 

También es importante mencionar que, Las Aventuras de Parchís se colocaron como una historieta pionera en el medio, pues precedió a otras publicaciones de grupos musicales, como Menudo, Timbiriche y Chamos. Aclaro que no fue la primera historieta sobre algún personaje famoso del medio nacional del espectáculo; porque ya existían las de Cepillín, Capulina, Los Polivoces y un largo etcétera. Sí, marcó la pauta para realizar historietas sobre grupos musicales de moda.

Sin duda alguna, una historieta de tiempos más inocentes, en la que la imaginación jugaba un papel importante en los niños, historieta que hoy sería muy bueno que existiera, pues el público infantil se encuentra algo olvidado. Hay algunos números en la red, ya sea para descargarlos o adquirirlos. Por lo pronto, no olviden que leer un cómic diario, mantiene una imaginación sana.

Por. J David .M jiménez

Deja una respuesta