Leer nuestro cuerpo como nuevo hábito.

La piel, ese maravilloso órgano adaptable y flexible de gran importancia para nuestra supervivencia, y que, a pesar de su gran papel en nuestra vida, no solemos prestarle la atención que realmente merece.

Ahora mismo, debido al COVID-19 nos vemos obligados a cambiar nuestro comportamiento y ritmo de vida a nivel mundial.

En el comienzo de este nuevo modo de vida, prestemos atención a los cambios que presentará nuestra piel y cuerpo, necesitamos saber qué es lo que nos pueda estar tratando de decir y cómo solucionarlo.

Tengamos presente que la piel nos manifestará mensajes escondidos y encriptados, alertas desde las más simples, hasta las más complejas. Si supiéramos leer nuestro cuerpo correctamente, podríamos prevenir o revertir anomalías que dañen o deterioren nuestra salud.

Debido a que nuestra piel es la capa de tejido que recubre nuestro cuerpo y nos separa de la estimulación externa, debemos prestarle atención suficiente. Estamos tan acostumbrados a este órgano visible que no solemos darle la atención adecuada, incluso si las alertas están presentes en el espejo día a día.

Qué más da un lunar por aquí o algunas pecas por allá… no hay nada de qué preocuparse si lo que ahora acongoja a la sociedad es un virus… ¿Verdad?

Al estar en aislamiento debemos tener cuidado y precaución con los nuevos hábitos que iremos desarrollando ya que no todos pueden ser favorables para nuestra salud. Con los cuidados adecuados podremos mejorar nuestras defensas, reconocer la falta de nutrientes, reconocer niveles de estrés.

Hagamos un cambio y prestemos atención, nos vendrá de utilidad saber leer los mensajes que nos muestre nuestro cuerpo y piel bajo estas nuevas condiciones de vida, después de todo, el ser humano ha luchado y logrado adaptarse ante la adversidad.

Marlene Salazar

Dermocosmiatra

Fundadora de la clínica

TOP SECRET

Deja una respuesta