La alegría de mi vida

Pues aquí voy… he de confesar que hace mucho tiempo deje la escritura a pesar de que es algo que realmente me apasiona. Cuando lo hice, sabía en mi interior que algún día volvería a hacerlo pero a ciencia cierta desconocía cuándo sería o qué era lo que tendría que pasar para que esta fiera despertara de nuevo con ganas de expresarse y comerse el mundo. De lo único que sí estaba segura, era que lo haría en el momento exacto y cuando me sintiera nuevamente plena.

Y bien, aquí estoy arrastrando el lápiz como bien dicen… con varios años demás, con experiencias de vida buenas, malas, dolorosas y muchas otras extraordinarias, con sueños, metas y objetivos que alcanzar y cumplir, pero sobretodo, lista para volver a convertir en palabras lo que esta mujer piensa, siente y vive cada segundo que respira.

Pero ustedes se preguntarán quién soy yo… Soy Gabriela, Gaby o Gala como me dicen mis amigos, soy madre, hermana, hija, amiga, tía, godín, emprendedora, comunicóloga, amante de las flores y cantante de closet, estoy llena de maravillosas cualidades pero también tengo muchas imperfecciones, miedos y debilidades… podría seguir y seguir describiéndome pero prefiero que ustedes mismos vayan descubriendo quién soy y generen de mí su mejor perspectiva, en una de esas hasta es mejor de la que yo creo que soy (espero). Lo que sí es que les voy a hacer una confesión, lo más importante es que soy una mujer que día a día se levanta – con ganas o sin ellas- lista y alerta de hacer lo mejor que se pueda con ímpetu, pues en mi andar por este mundo hoy hay una fuerza con hermosos e inocentes ojos que diariamente al despertar me mira y al reconocerme me regala lo mejor que puede darme, su sonrisa, y hoy he decidido que les hablaré de él… esta pequeña parte se llama: 

“La Alegría de mi Vida”

Cuando me enteré de que iba a ser mamá, no sabía si reír o llorar; estaba, mejor dicho, en shock. Me sentía feliz pero a la vez mi cerebro no captaba bien lo que estaba pasando y para serles muy honesta, creo que no lo hizo hasta el momento en que Patricio (mi bebé) nació.

Todo el proceso y camino recorrido durante mi embarazo fue algo extraño, pues no conté con el apoyo del que era mi pareja y padre de mi hijo, pues él, decidió no ser partícipe. Así que tuve que madurar aún más aprisa y concentrarme en lo realmente importante, el bienestar de mi bebé y el mío, pues a partir de ese momento ya no solo tenía que cuidar un corazón, sino dos.

Esto no fue fácil, muchas noches fueron bastante complicadas, eternas y llenas de lagunas. Gratamente en este proceso me acompañaron amigas, y varias personas me sorprendieron al brindarme el apoyo cuando más lo necesité para levantarme el ánimo, ya fuera con visitas, llamadas, mensajes o regalos para el pequeño ser que estaba creciendo en mi interior. Por supuesto mi madre, fue quien más estuvo al pendiente desde el primer minuto en que supo que sería abuela por tercera vez, pero ahora por su hija la menor.

Poco a poco fui dejando que los nueve meses fluyeran, mismos que se desvanecieron en un abrir y cerrar de ojos. Todo pasó tan rápido que cuando menos lo esperaba, ya me encontraba en la sala de espera lista para entrar al quirófano, llena de miedo y ansiosa aguardaba en la cama a que mi doctor llegara, y cuando lo vi se me rodaron las lágrimas, lágrimas de emoción, de incertidumbre, de no saber en qué momento Dios me había elegido para darme el título de Madre. Tomé la mano de mi doctor y le pedí con toda mi Fe que mi bebé naciera bien y que si algo se complicaba, que no dudara ni un segundo en darle a él la luz de la vida.

Una de las cosas que más recuerdo de cuando estaba dentro del quirófano es que no dejaba de mirar el reloj; quería saber el minuto exacto en el que naciera Patricio.  Fueron solo ocho minutos los que transcurrieron para escuchar su hermoso llanto, llanto que me indicó que ya había nacido. En ese momento mi mamá con gran emoción solo gritaba ¡está hermoso, está hermoso mi nieto, hija!… y de pronto me lo acercaron, lo miré y ahí estaba a mi lado efectivamente HERMOSO.

Una vez que ya me encontraba en la habitación del hospital y me entregaron a Patricio, lo cargué y al hacerlo fue como si me hubieran dado millones de toneladas en mis brazos, sentí un peso tan grande, una responsabilidad enorme, cómo es posible que alguien tan pequeñito pese tanto (me pregunté), pero a pesar de eso, prometí nunca soltarlo pasara lo que pasara y viniera lo fuera a venir… fue en esa milésima de segundo que comprendí lo que tanto me decía mi mamá acerca de que el amor de madre es el más puro y sincero que existe. Hoy, cada vez que la veo, la admiro y respeto con más veneración que antes, pues entiendo todos los sacrificios que hizo y hace por todos nosotros sus hijos. 

Esta experiencia fue un parteaguas en mi vida, pues pasé de ser simplemente Gabriela a “La mamá de Patricio”. Entendí que ya no solo tenía que ser una mejor persona por mí, sino que tenía que trabajar diariamente para lograrlo con certeza, pues a partir de ahora adquiría la responsabilidad de ser la guía en el camino de mi hijo. |

Sin duda alguna, hoy les puedo decir que ser mamá es el mejor trabajo que tengo a pesar de lo difícil que es, pues no existe un manual o un A, B, C de cómo serlo. Y la he regado, pero también he corregido y me encuentro feliz, sí, feliz en muchos sentidos… feliz de tener un bebé único y excepcional, de estar emprendiendo Flores 4 week, de haber llegado a Radio Galo y tener un programa al lado de dos mujeres increíbles de las cuales cada noche de viernes que comparto el foro con ellas salgo enriquecida y por supuesto, feliz de tener la oportunidad de compartir este pequeño espacio infinito con ustedes. 

Seguiré escribiendo, sí, por cuánto tiempo, no lo sé… pero lo que sí sé, es que ya estoy aquí y espero que ustedes se queden conmigo. 

GalaVel

9 Comments

  • Nadine Coutiño

    8 meses ago / enero 18, 2020 @ 10:58 am

    Gaby no cabe duda que eres una gran mujer, sigue luchando por tus sueños y por las de tu hijo, estoy segura que la vida te tiene preparadas grandes sorpresas, no pierdas la fe y no dejes de soñar! Te mando un fuerte abrazo

    • GalaVel

      8 meses ago / enero 21, 2020 @ 3:08 pm

      gracias Nad… que bueno que tuviste la oportunidad de leer mi post. Te mando un abrazo.

      • Jessica alvarez

        4 meses ago / junio 10, 2020 @ 3:15 am

        Les mando muchos saludos atte la rudita

  • Tony

    10 meses ago / noviembre 29, 2019 @ 11:28 pm

    Que padre leer algo tan lindo, y me da mucho gusto que el destino o casualidad me hayan permitido conocerte y espero que sea por mucho tiempo.
    Estaré al pendiente de tu próxima escritura.

    • GalaVel

      10 meses ago / diciembre 5, 2019 @ 11:48 pm

      gracias Tony, igualmente es un gusto haberte conocido. Te mando un abrazo!

  • Lili

    10 meses ago / noviembre 26, 2019 @ 5:06 am

    Gabs, que bonito escribes…no dejes de hacerlo!!!
    Que gusto el saber que forme y fuí partícipe de tu historia, porque hoy tienes a ese bebecito hermoso llamado PATOO 🥰

    • GalaVel

      10 meses ago / diciembre 5, 2019 @ 11:47 pm

      Gracias Lili, y vaya que estuviste en todo el procesos jajajaja, te mando un abrazo amiga!

  • Sheila

    10 meses ago / noviembre 25, 2019 @ 5:00 pm

    No sé, si reír, llorar o todo al mismo tiempo, ha sido un placer y una alegría enorme compartir mi vida contigo, siempre has sido grande de corazón lleno de amor, como todos un camino y un destino marcado y q hoy te hace feliz…. Así q manis en el camino andamos….

    • GalaVel

      10 meses ago / diciembre 5, 2019 @ 11:47 pm

      gracias Sis, te quiero mucho hermanita!

Deja una respuesta