Inteligencia emocional

Mucho nos hablan de ello; tal vez intuimos que carecemos, nos falta o tenemos inteligencia emocional, pero ¿qué características debo tener?

La psicología facial o morfopsicología tiene sus fundamentos en la biología, la embriología, la psicología y la fisiología y a través de los rasgos faciales se determina su carácter, personalidad, salud, vejez, en modo de enfrentar la vida, las capacidades, las actitudes, fortalezas, debilidades, energía, potencia, socialización y tipos de inteligencia.

Lo primero que debemos observar es que nuestra división trinitaria esté lo más equilibrada posible, o sea, que mida lo mismo, tanto para contar con inteligencia emocional, como para ser resiliente. Con una cinta métrica debes tomar la medida de la primera división trinitaria: del nacimiento del cabello a la ceja (dependiendo del lado en que estés midiendo). Esa zona corresponde a la parte intelectual, a nuestro cerebro, a la zona racional.

Ahora, con la misma cinta, toma la medida de la ceja al final de la nariz. Esta zona corresponde a la parte emocional, o sea, el sistema límbico. Y, por último, toma la medida del final de la nariz a la barbilla. Es la zona instintiva, el cerebro reptiliano. Estas tres medidas deben ser iguales y estar balanceadas para afirmar que la persona es productiva, cuenta con inteligencia emocional y es más cálida.

Si alguna de las tres divisiones está más desarrollada, indica en qué etapa de la vida será más productiva y tendrás mayores resultados y éxito. En cambio, si es más pequeña que las demás, entonces nos augura problemas y conflictos, pero sobretodo, falta de apoyo.

En cuanto a la letra, al aspecto grafológico, la letra debe tener un tamaño normal, pues grande, denota orgullo y pequeña problemas de auto estima. Así mismo, la letra no debe ser tal vertical, es conveniente que tenga una ligera inclinación, pues ello permite una valoración real de su entorno.

Del mismo modo, la letra debe ser curva, sin ángulos o picos para mostrar su amabilidad y cordialidad por encima de la agresión. Se recomienda que la letra se aleje del modelo caligráfico, esto es, que esté personalizada. Pues es esto lo que permite que la persona sea empática.

La letra debe ser clara, que se entienda, pues ello nos indica que la persona percibe los hechos en forma clara, idónea y realista. La organización de la escritura en la hoja, apunta a la organización de ideas, sentimientos, emociones, tiempo y recursos de la persona en cuestión.

Y, por último, la firma debe ser sencilla, sin complicaciones; si es con su nombre y/o apellidos, mejor, pues esto indica que la persona es sencilla, clara y confiable. Dicha firma, no debe estar encerrada, sin trazos que suban, bajan, van y regresan ni punto o puntos, a excepción de las letras i y j.

Cuidando todas estas características, seguro contarás con inteligencia emocional.

MariCarmen Quijano

Tu letra, tu rostro en sintonía

1 Comment

  • Galo

    2 meses ago / julio 31, 2020 @ 3:58 pm

    Muy interesante tu artículo Maricarmen, gracias!

Deja una respuesta