GRAFOLOGÍA, LECTURA DE ROSTRO Y NUMEROLOGÍA

La escritura expresiva o terapéutica puede ser una herramienta útil para liberarse y sanar heridas, así como para activar la capacidad creadora, lo cual permite tomar conciencia de la propia valía como seres humanos y del poder interno que llevamos dentro.

La escritura es una opción terapéutica, una técnica poderosa en el desarrollo humano debido a que aumenta la autoestima en la medida que nos conocemos más y autoaceptamos.

La aceptación y comprensión de las experiencias difíciles resulta ser el primer paso hacia una mejor convivencia con ellas. En este tiempo, donde las personas escriben cada vez menos por brindar el paso a la tecnología, nos hemos perdido de ese acto natural que tanto nos beneficia.

Y ya que hablamos de esta época, mencionaré ese “bombardeo” comercial en el cual nos “invitan” a quitarnos las arrugas. En los medios de comunicación, constantemente nos explican lo malo de envejecer: que no se vean las canas, que no se noten las arrugas, que no se vea el paso del tiempo, etcétera. Cada uno de los rasgos que tenemos en nuestra cara, nos indican las vivencias, nuestros pensamientos, nuestras emociones y nuestra felicidad.

Si bien, es cierto que somos el resultado de una genética, también es cierto que cada uno nos “labramos” nuestros rasgos que denotan que lo que tenemos dentro, se refleja afuera. La cara no miente, al menos que tenga cirugías, tatuajes, perforaciones y más.

En cuanto a numerología, mencionaré que tenemos números, vemos números y todo son números. Entonces, ¿qué significa mi fecha de nacimiento? ¿Por qué elegimos casarnos, firmar un contrato, irnos de vacaciones y más, en determinadas fechas? Piensa que no solo hay un significado en las fechas, también lo hay en tu número de celular, en el número de la casa o departamento en donde vives; el número de cuarto en un hotel; el número de cama en un hospital; el número de todo lo que hacemos y realizamos.

Pero, te tengo noticias: tu nombre, tus apellidos, el nombre de tu mascota, también son números y por ello nuestros abuelos, nuestros padres, nos han enviado mensajes constantes que pertenecen a nuestro linaje. El carecer de algún número nos provoca dolencias y enfermedades. El no trabajar algún otro, nos provoca karma y no debemos olvidar ese número que debemos trabajar porque es nuestra misión de vida.

Licenciada, MaríCarmen Quijano Aguilar. Perito en grafología y grafoscopía con especialidad en morfopsicología y grafoselección por competencias.

Marzo de 2020 (1)

No te pierdas su programa todos los miércoles en punto de las 2pm a través de radiogalo.com.

1 Comment

  • nuria segura castello

    7 meses ago / abril 1, 2020 @ 6:24 pm

    me encanta su profesionalidad y como lo explica

Deja una respuesta