El “ser” humano en viñetas

Generalmente toda historia, se genera en las andanzas y correrías de uno o varios protagonistas, resolviendo alguna situación. Ya sea el simple hecho de pintar una casa; cuidar un lugar; descubrir un misterio o salvar el universo.

Y, mientras esas proezas se realizan, se debe enfrentar a un antagonista que puede ser parte de la situación, como el tiempo, los miedos propios, inclemencias temporales o el villano de la historia.

Desde el inicio de los tiempos, pareciera que hay una lucha eterna entre dos bandos. Lo que conocemos como el bien y el mal. Sin embargo, ¿quién reparte esas etiquetas?

En la sabana, cuando una leona caza a un antílope, podría ser “malo” para la manada de antílopes, pero resulta ser bueno para las crías de la leona. Es simplemente la naturaleza. Todo depende del lado de la línea en que se vean las cosas.

En las historias, sobre todo en los comics, pero no exclusivo de ellos; siempre hay un héroe y un villano. Hubo un tiempo en el que todas las virtudes las poseía el héroe y los defectos el villano. Época en la que el villano quería cumplir sus retorcidos planes sencillamente por ser malo, por querer obtener poder y riqueza a la mala. No obstante que el héroe sólo por ser el bueno, se lanzará a la tarea de detenerlo y frustrar sus planes.

Pueden ser miles de escenarios en los que esas historias se desarrollaban, en las que el héroe salía siempre triunfante, sin importar que, en algún punto de la aventura, el villano estuvo a punto de derrotarlo. Pero él, desde abajo, logra levantarse y triunfar, cosa que lo vuelve más heroico.

Pero los tiempos cambian, y a pesar de que esa fórmula del bien contra el mal sigue funcionando, los personajes en las viñetas se humanizaron más, logrando ser más cercanos al lector, quien se identifica mejor con dichos personajes.

Ahora, las historias no son sólo el bien contra el mal, ya no más, blanco y negro. Pues nos presentan toda una inmensa gama de grises y claroscuros en su interior. Y así, nos dejan ver a los personajes de las historias con mayor profundidad, presentándolos más humanos, más cercanos a la mayoría de nosotros.

Hoy, los héroes tienen conflictos éticos, defectos, adicciones, problemas, situaciones críticos y estados de ánimo extremos. Los villanos muestran las causas y traumas detrás de sus malignas motivaciones. Así mismo, su lado tierno e incluso su parte bondadosa, tanto, que protagonistas y antagonistas pueden cambiar de bando, dependiendo de la situación.

Y cómo tales, entre viñetas, aprenden y nos enseñan. Por eso recuerden que leer un comic diario, mantiene una imaginación sana.

Por: J David M. jiménez

Deja una respuesta